Entra en vigor en Malasia el mayor pacto de libre comercio del mundo

Este viernes en Malasia entró en vigor el mayor pacto de libre comercio del mundo, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés), anunció el Ministerio de Comercio Internacional e Industria del país asiático.

Formada por 15 países de Asia-Pacífico, la asociación entró en vigor el 1 de enero en Australia, China, Japón, Nueva Zelanda, Singapur, Tailandia, Vietnam, Brunéi, Camboya y Laos, y el 1 de febrero en Corea del Sur. El resto de los países deben esperar 60 días después de la ratificación.

El pacto supondrá el 30 % de la economía global y el 30 % de la población mundial, llegando a alrededor de 2.200 millones de consumidores. Entre sus ventajas está una considerable reducción de los aranceles, la eliminación de las barreras no arancelarias y del sector de los servicios, una mayor liberalización del comercio y mejoras del entorno empresarial mediante las regulaciones en materia de la propiedad intelectual, contratación pública y el comercio electrónico.

Para Malasia, la asociación supone la eliminación de alrededor del 90 % de los aranceles a la hora de comerciar con los países miembros. Dentro de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), se espera que Malasia, de hecho, sea el mayor beneficiario del pacto en términos de las exportaciones y aumente sus ingresos en 200 millones de dólares.

«El establecimiento del RCEP sitúa a la región de Asia-Pacífico como el nuevo centro de gravedad del comercio mundial, y se espera que el comercio total aumente en casi 42.000 millones de dólares», declaró el Ministerio malasio de Comercio Internacional e Industria.

Países de CAN reducirán costos de fletes en transporte internacional

Frente al incremento de las tarifas de los fletes internacionales, la Comunidad Andina aprobó la norma que faculta a los países miembros: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú a reducir temporalmente un porcentaje de los gastos de transporte para la determinación del valor en aduana.

La decisión fue adoptada en el marco del periodo 126 de sesiones ordinarias de la Comisión de la CAN presidida por el viceministro de Comercio Exterior de Ecuador como Presidencia Pro Tempore de la CAN, Daniel Legarda. Participaron los viceministros de Comercio de Bolivia, Benjamín Blanco; de Colombia, Andrés Cárdenas, de Perú, Ana Gervasi y el secretario general de la Comunidad Andina, Jorge Hernando Pedraza.

“Con esta norma se busca evitar que se generen sobrecostos a los productores y a su vez no se incremente el precio de los bienes finales al consumidor final, con lo cual se hace frente a la crisis actual que vive el sector de transporte internacional marítimo de mercancías y la disrupción de la cadena de suministro motivada entre otros, por la falta de buques en operación, el cierre intermitente en puertos por el covid-19, el congestionamiento de puertos y la escasez de contenedores”, explicó el jefe del organismo andino.

De acuerdo con la decisión, cada país podrá aplicar temporalmente, para las subpartidas arancelarias que determine, la reducción de un porcentaje de los gastos de transporte y/o gastos conexos, conforme lo establece la decisión 571 ‘Valor en aduana de las mercancías importadas’, asimismo, el país que adopte este mecanismo, debe comunicarlo a la Secretaría General de la CAN dentro de los 90 días hábiles a partir de su entrada en vigencia, a fin de que sea puesta en conocimiento de los demás países.

Asimismo, en la sesión se aprobó la decisión que permitirá desarrollar dos proyectos en el marco del Fondo de Iniciativas Comunitarias (FIC), impulsado por la Secretaría General de la CAN: uno para la formación de auditores en buenas prácticas de manufactura y otro para implementar un Centro Regional de Inteligencia Fitosanitaria Andina.

De igual forma, en la reunión, el secretario general de la Comunidad Andina presentó el estado de avance de los temas relacionados al proceso de reactivación económica de la región en tema referidos a la agenda agropecuaria andina, agenda digital andina, comercio electrónico, cuarta revolución industrial, propiedad intelectual, cadenas regionales de valor, el proyecto INTERCOM para facilitar el comercio, entre otros, lo cual fue destacado por los viceministros presentes en la sesión.

El crecimiento de las exportaciones bolivianas es una muestra inminente a la recuperación económica

El viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, destacó este jueves que el incremento de las exportaciones bolivianas es una muestra “inminente” a la recuperación económica en el país.

“Hemos crecido en todos los sectores de nuestras exportaciones, lo que muestra una inminente recuperación económica para nuestro país. Se están produciendo los motores productivos de nuestro país, están en pleno funcionamiento”, dijo en contacto con Patria Nueva.

Indicó que el año pasado se registró un “alto” incremento en las exportaciones y una reducción en las importaciones. En ese contexto, en el comercio exterior boliviano, lo que más se destaca es la mayor venta de productos no tradicionales.

De este modo, el país alcanzó en 2021 un saldo comercial “bastante” positivo de $us 1.470 millones, luego un año, 2020, de crisis, en el que se tuvo una balanza comercial negativa de casi $us 100 millones, resaltó.

“Hemos superado los 11.030 millones de dólares en exportaciones, esto tanto en productos tradicionales, como productos no tradicionales. Hay que destacar que no solamente hemos aumentado en lo que significa el valor, sino también hemos incrementado de manera sustancial el volumen”, enfatizó.

Destacó que estos datos son también una muestra de que el país está en el camino de la sustitución de importaciones, una importante política trazada por el Gobierno nacional el año pasado.

De enero a diciembre de 2021, las exportaciones de agricultura y oleaginosas llegaron a $us 1.889 millones, de hidrocarburos a $us 2.253 millones, de minerales a $us 2.600 millones, detalló el viceministro.

“Manufacturas, las hemos también duplicado, de 2.200 millones de dólares, hemos subido a 4.200 millones de dólares. Eso muestra que hemos superado a todos los sectores”, destacó al respecto.

Acotó que el Gobierno trabaja en la mayor exportación de vino, café, cacao, productos no tradicionales que en el mercado internacional son “muy valorados” y se pagan “muy buenos” precios. Por esa situación, se busca que la venta sea directa; es decir, de los productores a los consumidores, sin intermediaros.

Contrabando en Bolivia: el dolor de cabeza que genera pérdidas millonarias

El contrabando y su efecto nocivo en la economía y la producción nacional fue el tema más recurrente durante la Cumbre para la Reactivación Económica y Productiva, organizada por la Cámara Nacional de Industrias (CNI).

Rolando Morales, presidente de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba, observó que este ilícito ya está institucionalizado en el departamento, sin que las autoridades puedan realizar un control efectivo.

Morales sostuvo que, a pesar de los actos ilegales, Cochabamba sigue apostando por el país, a partir de las exportaciones de bananas y palmitos que en 2021 sumaron $us 70 millones. “El contrabando es un cáncer que nos está matando y que no se hace el suficiente esfuerzo para reducir sus efectos negativos”, dijo Morales.

Similar criterio tuvo, Agustín Mamani, presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), que criticó la labor de las autoridades y pidió una mejor planificación en los controles fronterizos, como así también en el interior de país, especialmente en los municipios donde hay ferias en las que se comercializa productos de contrabando que hacen daño a la producción.

Jaime Dunn, analista económico, sostuvo esta actividad genera unos $us 3.200 millones, de los cuales por el no cobro de impuestos y aranceles el Estado deja de percibir unos $us 650 millones cada año.

Posición gubernamental

Daniel Pedro Vargas, viceministro de Lucha contra el Contrabando, explicó las causas que propician este escenario tienen que ver con el tipo de cambio que desde hace 14 años tienen un valor fijo y a eso se debe agregar, desde su perspectiva, la baja productividad de algunos alimentos y productos que hace necesaria su importación legal o vía contrabando.

Vargas detalló que durante 2021 se realizaron 1.889 comisos por un valor de Bs 126 millones. También reconoció que a pesar de aumentar en un 174% la cantidad de efectivos militaras y sumar 2.077 uniformados, las FFAA siguen siendo débiles y limitadas por la falta de equipos.

La autoridad subrayó que para un mejor desempeño es urgente bajar el monto de la Unidad de Fomento de Vivienda (UFV) de 200.000 a 10.000 para poder castigar de manera penal y no sola administrativa a los contrabandistas. A tiempo de remarcar que los gobiernos departamentales y municipales también deben realizar controles.

Industria advierte mayores costos por alza del aluminio

Por la invasión rusa a Ucrania los precios del aluminio se dispararon y los industriales en Boliva advierten que esto elevará los costos de las empresas de alimentos envasados, de gaseosas y otros, ya que este insumo no se produce en Bolivia, sino que se importa.

Aunque ayer hubo un descenso, la semana pasada la cotización de este metal en el London Metal Exchane llegó hasta 4.073,5 dólares. Rusia es uno de los principales exportadores, reportó AFP.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, informó que Bolivia importa láminas de aluminio, como latas de diferentes tamaños, en función a las necesidades de cada industria.

Explicó que este insumo se emplea para envasar refrescos, gaseosas, cerveza, diferentes alimentos enlatados, jugos, frutas y todo tipo de conservas.

También puede leer: Panificadores artesanos de La Paz no elaborarán marraqueta

“Dependemos de la importación de laminas y latas elaboradas y el precio que está en niveles máximos afecta los costos y va a encarecer el proceso productivo, va a tener su impacto y de eso no hay duda”, puntualizó.

Además, de acuerdo con Blazicevic el precio alto del aluminio tendrá un impacto directo sobre los bienes de capital, equipos, maquinaria y automóviles, que se encarecerán.

Por otra parte, dijo que por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania se prevé problemas en toda la cadena logística de suministros, demora en los embarques de materias primas, bienes intermedios y se teme que esto provoque un colapso.

El presidente de la CNI señaló que otro producto que aumentó de precio es el cobre, un metal que tiene varios usos en la industria eléctrica.

“En el país se produce cobre pero no a nivel industrial y se importan ánodos, cátodos de cobre para la industria eléctrica, construcción y estos componentes se pueden encarecer”, advirtió Blazicevic.

Bolivia importa aluminio en bruto de China, Hong Kong, Estados Unidos y Brasil. En 2020 las compras llegaron a 359.439 dólares y el año pasado a 131.191 dólares y este año a 7.457 dólares, de acuerdo con datos oficiales elaborados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

También se importaron escamillas de aluminio de Suecia por 26.486 dólares en 2019 y este año por 61.381 dólares.

Para el presidente de la CNI en general el alza de precios de estos productos o el trigo y la harina es que pueda generar un proceso inflacionario.

Otro industrial paceño advirtió que el conflicto bélico genera una serie problemas entre ellos inflación importada y un incremento de los costos de bienes y de los contenedores que se estima pueden subir de 15.000 a 30.000 dólares.

Segun BBC Mundo, Rusia es uno de los mayores proveedores mundiales de metales que se utilizan en todo tipo de productos, desde latas de aluminio hasta cables de cobre y componentes de automóviles. Es el cuarto exportador global de aluminio y es uno de los cinco principales productores mundiales de acero, níquel, paladio y cobre.