Bolivia reporta balanza comercial positiva de USD 718 millones con la Comunidad Andina

El viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, reportó que Bolivia cuenta con una balanza comercial positiva de USD 718 millones con la Comunidad Andina de Naciones (CAN), lo que situó a la organización internacional como el principal destino de los productos bolivianos no tradicionales enviados al extranjero.

Bajo este contexto, la autoridad señaló que “tenemos una balanza comercial que es positiva con la Comunidad Andina, de 718 millones de dólares; es decir, entre lo que exportamos y lo que importamos, tenemos 718 millones de dólares a favor”.

“Gran parte de nuestra balanza comercial positiva, que ha registrado Bolivia, precisamente, se debe, por lo menos, más de la mitad, a nuestro comercio con los países de la Comunidad Andina”, agregó.

En esa línea, detalló que el valor de las exportaciones con la CAN llegó a USD 1.474 millones entre enero a julio de 2022, lo que se tradujo en que aproximadamente 20% de las movilizaciones bolivianas se destinaran a los países del bloque, siendo estos Colombia, Ecuador y Perú. La gran parte de lo comercializado al bloque son manufacturas; es decir productos con valor agregado.

“El presidente (Luis Arce) lo mencionaba en la cumbre de la CAN, el 97 por ciento de lo que exportamos a la Comunidad Andina son manufacturas; productos agrícolas solo corresponden al 3 por ciento”, resaltó.

Según datos de la autoridad, entre enero y julio de 2022, Bolivia exportó a la CAN derivados de soya (aceite y torta) por un valor de USD 1.116 millones, derivados de girasol por USD 76 millones, azúcar por USD 34 millones, leche en polvo y fluida por USD 28 millones.

Además de alcohol etílico por USD 15 millones, gas licuado de petróleo (GLP) por USD 14 millones, sustancias y productos químicos por USD 13 millones, urea por USD 12 millones, entre otros productos como hamburguesas congeladas, cortes de carne, ladrillos y materiales de construcción.

Asimismo, Blanco destacó que Bolivia “de ser deficitario en producción de azúcar”, en años pasados, ahora se consolida como exportador de ese alimento, que es principalmente demandado por el mercado colombiano.

“Es realmente importante este mercado, el mercado de la Comunidad Andina. Y hemos venido creciendo; si nos comparamos con el año pasado, vamos a ver que hemos tenido un crecimiento, en lo que son nuestras exportaciones, del 56 por ciento”, enfatizó.

En tanto, acotó que a Bolivia le costaría llegar a los mercados de ultramar debido a su “condición de país privado de su litoral”; sin embargo, encontró un polo de desarrollo, precisamente, en los países de la CAN.

El titular de Comercio Exterior e Integración brindó esos datos en el marco de la XXII Cumbre Presidencial de la Comunidad Andina de Naciones desarrollada el lunes 30 de agosto, en Lima, Perú.

En el encuentro participó el presidente del Estado Plurinacional, Luis Arce, junto con sus homólogos de Colombia, Gustavo Petro; de Ecuador, Guillermo Lasso; y del Perú, Pedro Castillo, quien asumió la presidencia pro tempore del bloque de países.

La locomotora cruceña aporta 30% al PIB del país y $us 2.219 millones a exportaciones

Santa Cruz, bastión y locomotora económica del país, aportó más del 30% ($us 12.335 millones) al Producto Interno Bruto (PIB nacional) en 2021 -superando a La Paz, $us 11.269 millones (28%) y Cochabamba, $us 5.852 millones (14%)- y hasta junio de este año contribuyó con $us 2.219 millones (32%) de las exportaciones nacionales, cuyo valor total hasta ese mes superaron $us los 7.000 millones.

La resiliencia cruceña tiene que ver con su base agropecuaria, agroindustrial, agroexportadora y forestal, especialmente en el primer caso. Así, en 2021, la soya y derivados generaron $us 1.365 millones de exportación (más de 2,5 millones de toneladas); girasol y derivados, más de $us 135 millones; carne de ganado bovino, $us 102 millones; azúcar, alcohol, leche, frejol y otros, por más de $us 160 millones. Los productos madereros casi $us 100 millones, todo ello, luego de atender plena y cómodamente la demanda interna.

El aporte al PIB cruceño de los micro, pequeños, medianos y grandes productores privados supera el 12% de los “servicios de la administración pública” (frente a La Paz, 21% y Cochabamba, 20%). También se destaca el aporte del sector servicios en más de 50% al PIB regional, donde los actores no son el Estado o las transnacionales, sino, principalmente, los oriundos y migrantes del interior.

A juzgar por el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, el aporte de Santa Cruz al PIB nacional es gracias a su modelo de desarrollo basado en cinco factores (tierra, trabajo, capital, tecnología e institucionalidad)- y en cinco valores (libertad, individualidad, cooperativismo, competencia e integración).

Además, -asegura- es el crisol de la bolivianidad con una migración interna que ha llevado al departamento a ser el más poblado del país, con 29% del total; los oriundos, los migrantes internos y externos (japoneses, menonitas, rusos, brasileños, argentinos, etc.), invierten, producen y hacen familia en la región. “Gracias a ello, la región produce el 76% de los alimentos del país; aporta con 32% a las exportaciones totales; con 75% a las Exportaciones No Tradicionales (ENT) y con 87% a las agroexportaciones”, destacó Rodríguez, que ve que el desafío es triplicar la producción de alimentos al 2025, de forma económica, ambientalmente sostenible y socialmente responsable; desarrollar una economía de servicios (hub aéreo, hidrovía Paraguay-Paraná, corredor interoceánico, turismo histórico, cultural, gastronómico y de negocios) y la nueva economía del conocimiento.

Según el IBCE, el principal producto de exportación hasta junio de 2022 fue el gas ($us 1.428 millones); seguido del oro, con $us 1.397 millones; la soya y derivados con $us 1.144 millones y el zinc con $us 979 millones. Resalta el sitial para la soya, recurso renovable que se envía con valor agregado, muy cerca de superar al gas y a los minerales mencionados.

Desde la organización empresarial destacan la evolución de las ENT, registrando al primer semestre su máximo aporte al valor global en 17 años (29%), mientras que, las ventas tradicionales lo hicieron en 71% (49% minerales y 21% hidrocarburos), además se confirmar la supremacía de las ENT (agropecuarias, agroindustriales, forestales, madereras, manufactureras y artesanales) sobre las ventas de hidrocarburos que hace pocos años representaron la mitad de las exportaciones.

Santa Cruz, es el primer exportador de Bolivia aportando, hasta junio, $us 2.219 millones (32% del total); seguido por Potosí, con $us 1.536 millones (22%) y La Paz con $us 1.330 millones (19%). Con más de cuatro millones de toneladas de carga despachadas, el departamento aportó hasta junio un 52% al volumen total de exportación del país.

En cuanto a las ENT, la región contribuyó con $us 1.525 millones (75% del valor) y 2,2 millones de toneladas (80% del volumen). En exportaciones agropecuarias es primero, con $us 1.382 millones (87% del valor) y dos millones de toneladas (94% del volumen).

Exportación, válvula de alivio para la sobreproducción de leche cruda

Con cifras oficiales, según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Bolivia colocó 5.644 toneladas de leche en mercados externos por un valor de $us 24,1 millones hasta el primer semestre de este año. Con relación a 2021, en similar periodo, representa un crecimiento del 39% en volumen y un 81% en valor.

El Gobierno, a través del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, afirma que la industria boliviana pasa por su mejor momento en comercio exterior, registrando este sector un valor en ventas externas de $us 3.546 millones hasta junio de este año, $us1.072 millones más que igual lapso de 2021.

Al margen del recuento de números, el gerente legal e institucional de PIL Andina SA, Javier Fernando Basta Ghetti, expresó que se debe tener presente que el precio de compra de la leche cruda está regulado y que el 100% de la materia prima que utiliza la empresa es nacional, involucrando a más de 7.000 familias de productores con las que tienen relación comercial directa y que tienen en riesgo las proyecciones de acopio de su leche en mérito a las ventas reales que pueda ejecutar la industria.

Datos del sector lechero estiman que Santa Cruz registra una producción diaria de 1.200.000 litros de leche que genera un movimiento económico de más de Bs 1.300 millones a escala departamental.

De manera específica, el ejecutivo insinuó que el contrabando en el sector lácteo, se hace presente en leche en polvo, con precios finales que están por debajo del costo de la materia prima que utiliza la industria para poder elaborarla.

“El contrabando representa una crítica situación para los alimentos producidos en Bolivia, de ahí, que en la actualidad, varias empresas del sector atraviesan una situación económica complicada debido a que las ventas de productos nacionales no se reactivan completamente y, al contrario, se han visto disminuidas”, puntualizó Basta, al complementar que en medio de una contracción de la demanda, se advierte un consumo que no se está reavivando en un 100% y que sigue buscando sustitutos de menor valor en el mercado interno.

Roberto Arce, presidente de la Asociación Nacional de Industrias Lácteas (Andil), cree que la pérdida de mercado por el contrabando es uno de los factores que no permite la recuperación de las unidades productivas del sector. “Para los productos lácteos lo más fácil de ‘contrabandear’ es la leche en polvo. La falta de exportaciones de leche en polvo está creando una sobreoferta de leche nacional en el mercado. Ese exceso de oferta se vuelca en la producción artesanal e informal que tampoco paga impuestos y demás costos de calidad que los productos formales si mantienen. El contrabando nos afecta doblemente a las industrias lácteas formales del país”, mencionó, al enunciar que la represión es un ‘rasguño’ a este flagelo, que si no se combate con eficacia terminará con las industrias bolivianas.

En el sector primario

Desde la Federación Departamental de Productores de Leche (Fedeple), el presidente Mauricio Serrate, aseguró que urgen políticas de Estado en dos frentes, una a través de una lucha real, decidida y efectiva contra el contrabando que por la diferencia cambiaria en los países vecinos impacta negativamente en la oferta nacional de leche y condiciona la exportación y, la otra, incentivar la producción de granos con semillas de organismo genéticamente modificados para reducir los costos de operación y de producción.

En 2021, la producción de leche tuvo un crecimiento del 3%, pudo ser mayor, pero la incertidumbre del mercado interno por el contrabando desincentivo al sector.

De acuerdo con las cifras oficiales que muestran que las exportaciones industriales llegaron a $us 3.545 millones a junio de este año, a decir del presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Pablo Camacho, es el mayor récord histórico en la historia del país, debido, esencialmente, a la mejora de los términos de intercambio mundial en la actual coyuntura.

Desde el Centro Boliviano de Estudios Económicos (Cebec), dependiente de la Cainco, ven que el incremento en las exportaciones es puntual a la industria oleaginosa, joyería del oro y cárnica. Empero, afirman que la mayor parte de las empresas afiliadas a este sector enfrentan un entorno adverso por el contrabando, la débil recuperación y la ausencia de una política pública amigable con la empresa que genera empleo formal.

CIFRAS

7.000 FAMILIAS DE PRODUCTORES

Son las que tienen relación comercial directa con PIL Andina para asegurar el 100% de materia prima que transforma la industria láctea.

100 MIL PUESTOS DE TRABAJO

Directos (colaboradores propios y terceros) y en la cadena de valor que PIL Andina genera en su operación a escala nacional.

En su visita a Brasil, Arce anuncia que pronto firmará contratos para industrializar el litio

En un encuentro con la comunidad boliviana en Brasil, el presidente Luis Arce informó que en “en algunos meses” serán firmados acuerdos para la industrialización del litio, como parte de una serie de iniciativas que hacen de Bolivia un país con inflación controlada y en la senda de la reconstrucción económica.

Como parte de su apretada agenda en São Paulo, Brasil, la tarde de este lunes se reunió con la comunidad boliviana que llegó hasta la Central Única de Trabajadores (CUT), haciendo flamear la tricolor y la wiphala, para escuchar al Presidente y también hacer conocer sus requerimientos de las legaciones diplomáticas.

Durante el encuentro se explicó los programas y planes que encara el Gobierno en materia económica y social, principalmente, como también expuso los resultados de su gestión. La inflación contralada y un crecimiento sostenido de la economía, además de las iniciativas de industrialización para la sustitución de importaciones, fueron parte de la exposición, según reporta la agencia ABI.

“Eso nos está permitiendo, como Gobierno nacional, por ejemplo, que en algunos meses ya vamos a estar firmando acuerdos para la industrialización del litio”, destacó Arce sobre uno de los recursos naturales con alta demanda y expectantes precios.

En este proceso, Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) presentó en junio los resultados sobre el trabajo piloto de seis empresas internacionales con la tecnología de Extracción Directa de Litio (EDL).

También informó a los connacionales sobre las plantas de producción de diésel ecológico, para dejar la importación de diésel. En la región del chaco se espera cultivar las plantas que generan aceite utilizado en la producción del diésel ecológico.

“Son programas muy interesantes que nos van a permitir industrializar, generar empleo, generar producción, crecimiento y sobre todo cuidar el medioambiente”, explicó ante la comunidad nacional.

Otro de los temas que tocó fue una reforma en la estructura de la embajada y consulados en Brasil, para mejorar aún más los servicios hacia los connacionales. “Siempre, ustedes, serán bienvenidos en su país, nosotros los espermas siempre con los brazos abiertos”, les expresó el Presidente.

Exportaciones llegan a $us 8.275 MM, su mayor nivel en 30 años

Las exportaciones bolivianas al mes de julio llegaron a los 8.275 millones de dólares, su mayor nivel en 30 años, señaló ayer en sus redes sociales el presidente Luis Arce, con información del Instituto Nacional de Estadística (INE).

“Volvemos a romper récords en materia económica gracias a nuestro Modelo Económico Social Comunitario Productivo. Hasta julio de 2022, el valor de nuestras exportaciones llegó a $us8.275 millones, la cifra más alta registrada en los últimos 30 años”, escribió el mandatario en una publicación en Facebook.

De acuerdo con datos del Boletín Estadístico de Comercio Exterior del INE, de enero a julio de 2022, las exportaciones del país crecieron en un 36%, llegaron a los 8.275 millones de dólares, cifra mayor en 2.181 millones de dólares a la registrada en el mismo período de 2021. Por su parte, las importaciones a julio presentan un incremento de 41% alcanzando los 6.988 millones de dólares, cifra mayor en 2.031 millones a la registrada en igual período de 2021.

Asimismo, gracias a estos resultados, se registró un superávit comercial (saldo positivo de las exportaciones sobre las importaciones del país) de 1.287 millones de dólares.

El gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, señaló que el comportamiento de las exportaciones de enero a julio es auspicioso para el país, pero es necesario un análisis a profundidad sobre los volúmenes exportados, para conocer la magnitud de la influencia del factor precio sobre las exportaciones.

“Hay un gran desempeño de las exportaciones del país, motivadas por los altos precios que se están dando para las materias primas y la energía, aunque todavía no se puede hacer un análisis concluyente, ya que debemos hacer un desglose para poder ver el volumen de exportación para ver cuánto ha influido en esto el efecto precio positivo”.

El experto también advirtió que hay que vigilar la aceleración de las compras externas del país, ya que se observa que el crecimiento porcentual de las importaciones a julio, en comparación con el mismo período en 2021 es mayor al de las exportaciones.

“Hay que estar atento a la aceleración de las compras externas en los próximos meses y poner énfasis en políticas de promoción productiva y de exportaciones para que este superávit, que tenemos por segundo año consecutivo, después de 6 años de déficit entre 2015 y 2020, se consagre y se incremente, porque en la medida en que tengamos estos resultados, las Reservas Internacionales Netas (RIN) sufren menos”, explicó.

Sectores exportadores

De acuerdo con datos del INE, las exportaciones de todos los sectores económicos registraron crecimiento, sobre todo la agricultura (113%), hidrocarburos (36,8%), industria manufacturera (38,6%) y minería (19%).

En el sector agrícola se destacan las exportaciones de semillas y habas de soya, bananas y semillas de sésamo. En el sector minero los productos con mejor desempeño fueron los minerales de zinc y de plomo.

Respecto a las manufacturas que registraron mayor crecimiento, fueron el estaño metálico, productos derivados de soya y oro metálico. El INE apunta además que a estos productos debe sumarse la úrea granulada, cuyo valor exportado llegó a 147,8 millones de dólares.

Importaciones

Por el lado de las importaciones, cerca del 52% de éstas estuvo representado por las compras de suministros industriales, los bienes de capital y los equipos de transporte.

“Esto es importante porque estos ítems son necesarios tanto para producir en función del mercado interno, tanto como para la exportación”, explicó Rodríguez.

Sin embargo, el rubro que más creció dentro de las importaciones fue el de combustibles, con aumento del 147,5%, llegó a los 2.274,5 millones de dólares, cifra superior en 1.355 millones de dólares a los 919 millones de dólares registrados de enero a julio de 2021.

Superávit comercial

Diferencia En julio de 2022 se establece que el mayor superávit comercial registrado corresponde a suministros industriales y se destacan las exportaciones de zinc.

Destinos En relación con el intercambio comercial en julio de 2022, los países que más han contribuido al crecimiento del superávit comercial fueron: India que alcanzó 144,4 millones de dólares por las exportaciones de oro metálico, seguido de Colombia con 118,8 millones de dólares, destacándose las ventas externas de torta y aceite de soya y Japón con 68,6 millones de dólares por la oferta exportable de zinc.