El comercio mundial logra cifra récord en el primer trimestre de 2022

El comercio mundial alcanzó la cifra récord de 7.7 billones de dólares (bdd) durante los tres primeros meses de 2022, informó este jueves la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).Si el monto se compara con el último trimestre de 2021, el crecimiento fue de alrededor de 250 millones de dólares (mdd).

La UNCTAD señaló que el incremento del comercio se dio gracias al alza de precios de las materias primas, ya que si se mide por volumen, el repunte fue menor.

“La guerra en Ucrania está comenzando a influir en el comercio internacional, en gran parte a través del aumento de precios”, dice el informe de la UNCTAD.

Aunque se espera que el comportamiento del comercio global siga siendo positivo, se ha desacelerado durante el segundo cuarto del año, señaló la Conferencia. El informe agrega que el aumento de las tasas de interés en varios países y el fin de los paquetes de estímulo económico tendrá un impacto negativo en los volúmenes comerciales en lo que resta del año.

La volatilidad de los precios de las materias primas y las cuestiones geopolíticas también generarán incertidumbre sobre la evolución del comercio.

La UNCTAD señaló que el crecimiento del comercio en el primer trimestre de 2022 se mantuvo fuerte en todas las regiones.

El informe también muestra que la mayoría de los sectores económicos registraron aumentos sustanciales en el valor de su comercio.

Los altos precios de los combustibles están detrás del aumento del valor del comercio en el sector energético. En el caso de metales y productos químicos también estuvo por encima del promedio.Por otro lado, el comercio del transporte y en equipos de comunicación estuvo por debajo de los niveles del año pasado y de 2019.

Guerra en Ucrania

El comportamiento del comercio mundial posiblemente se verá afectado por el aumento de las tasas de interés, así como por las presiones inflacionarias y por las preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda en muchas economías, señaló la UNCTAD.

El conflicto en Ucrania ya está afectando el comercio global, al ejercer presión al alza sobre los precios internacionales de energéticos y productos básicos, señala el informe.

Los desafíos para las cadenas de suministro mundiales, las tendencias de regionalización y las políticas que respaldan la transición a una economía mundial más ecológica también son factores que se espera incluyan en el comercio mundial.

Quantum da primer paso en baterías de litio para mercado interno y exportación

Quantum Batteries SRL, una iniciativa privada, da el primer paso en el país en la producción y ensamblaje de baterías de litio, y apuesta por convertirse en uno de los principales proveedores del mercado interno y externo, desde Cochabamba, el corazón de Sudamérica. La nueva empresa nace de la mano de Quantum, que fabrica vehículos eléctricos.

Quantum Batteries presentó ayer su planta instalada en la calle Chipaya, de Cochabamba, y que demandó una inversión cercana a los cinco millones de bolivianos.

El cofundador y gerente general de Quantum Motors, Carlos Soruco, informó que la moderna planta inaugurada ayer producirá y ensamblará packs de baterías de litio para distintos vehículos eléctricos, inicialmente los que fabrica Quantum.

Pero destacó que el principal destino será la exportación, porque en Latinoamérica hay una explosión de la electromovilidad y la empresa será uno de los principales proveedores de baterías en Sudamérica.

Explicó que a nivel mundial la logística para transportar baterías de litio de un lugar a otro conlleva riesgos y debe moverse en contenedores especiales y desde determinados puertos, y las empresas del Asia sólo venden en grandes cantidades.

Para muchas empresas que demandan baterías será muy conveniente contar con un proveedor en Bolivia.

Las celdas se importarán de Asia y se adquirirán de la producción de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) y la planta elaborará las baterías. “Lo que queremos es que la mayor cantidad de celdas vengan de YLB, pero dependemos de su capacidad de producción, ellos tienen una planta piloto, pero luego será industrial y estamos listos para comprarles”, subrayó Soruco.

Explicó que las baterías están compuestas por muchas celdas y en la planta se elaborarán packs (de baterías) de las características y tamaño que requiera el mercado. “Contamos con maquinaria de última generación, tenemos capacidad en un solo turno de producir baterías para 500 autos eléctricos y 2.000 motos”, resaltó. En una fase II se producirá más. “Quantum está en el desarrollo de nuevos modelos de autos”, añadió Soruco.

El precio de las baterías es variable y según el tamaño, y las mismas tienen una duración de siete a nueve años y son recargables. Se producirán dos tipos de baterías, una con celdas cilíndricas de 60 Volt. y 25 Amp./hora para motocicletas con motores de 1200 Watts, y otra de celdas trapezoidales de 60 Volt. y 105 Amp./hora para vehículos eléctricos de Quantum. “Son baterías de calidad y el usuario va a poder controlar eficiencia y estado de batería desde el celular”, remarcó. Soruco indicó que se va a exportar en forma inmediata y hay interesados en Cuba, Argentina, Perú y Brasil.

Devaluación del peso argentino y la crisis global ponen en zozobra al país

La ‘tormenta perfecta’ puede ser el título del panorama que se avecina. Bolivia deberá enfrentar una caída del peso argentino, del euro, del oro y del petróleo. Además, de los efectos de la inflación global y la crisis logística.

El precio del barril de petróleo Brent cayó el miércoles por debajo de los $us 100 por primera vez desde abril, al igual que el de WTI el martes, afectados por el temor a una posible recesión económica mundial. El euro también sigue desplomándose frente al dólar y llegó a un nuevo mínimo en 20 años. El precio del oro sigue perdiendo terreno por segundo día consecutivo y cae por debajo del nivel de los $us 1.800/onza troy.

El descenso del peso argentino -advierten los economistas- aumentará el contrabando y reducirá el envío de remesas desde ese país, que en 2021 sumó $us 69 millones. Asimismo, incidirá en los envíos de dinero desde España, donde el euro ha descendido a los niveles de diciembre de 2002.

Para el economista Mauricio Ríos García, la caída del peso argentino se traduce en mayores problemas para el conjunto de la región, y para Bolivia, porque a Argentina se le va a dificultar el pago por importar gas, y habrá que revisar contratos nuevamente. Al mismo tiempo, cree que seguirá generando caos en las ciudades fronterizas de Bolivia y Argentina.

Hace notar que la caída del euro no tiene un impacto directo sobre la economía de Bolivia, porque la gente no suele ganar su sueldo ni ahorrar en euros, y el comercio del país con la Eurozona tampoco es importante. Sin embargo, reparó en los temores de una nueva recesión económica global por exceso de estímulos para encarar la pandemia. “Una nueva recesión económica global no es una buena noticia para nadie, y para Bolivia, en particular, significa que le será más difícil conseguir financiamiento, porque tiene cada vez menos capacidad de exportar gas, y encima los precios podrían dejar de favorecernos, o porque los posibles créditos serían todavía más caros”, puntualizó Ríos García.

Referente a la caída del oro, dijo que significa pérdida de reservas del Banco Central, y por tanto, mayores dificultades para seguir conservando el nivel actual del tipo de cambio. “La caída del petróleo provocará menores ingresos por exportación de hidrocarburos, aunque también menor gasto relativo para los subsidios”, anotó.

Efectos moderados

Respecto a la caída del euro, desde el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas aluden que ésta se asocia con las expectativas de una posible recesión en la zona euro. “De concretarse dicha recesión se reflejaría en una desaceleración de la economía global. En el caso de Bolivia, los efectos serían relativamente moderados, dado que los países de la eurozona no están entre nuestros principales socios comerciales”, exponen.

Con relación a la devaluación sostenida del peso argentino, hacen notar que el principal riesgo se encontraría en los incentivos que surgen para aumentar el contrabando. Al respecto, expresan que el Gobierno Nacional ha implementado distintas medidas, no solo contrarrestar los efectos de la devaluación del peso argentino sobre el contrabando, sino también para luchar contra esta mala práctica que afecta a la economía nacional.

Con relación a la caída en el precio del oro, señala que podría afectar el valor de las exportaciones auríferas; no obstante, a pesar de la reducción experimentada en las últimas semanas, el precio del oro se encuentra en niveles históricos elevados y se prevé que su cotización se mantenga alta considerando el escenario de incertidumbre global.

El Ministerio de Economía anota que, si bien se observa una tendencia creciente de los precios al consumidor en el mundo, en Bolivia el componente importado representa una pequeña proporción de la inflación nacional. Esto se debe a que Bolivia prioriza la importación de bienes de capital e intermedios por encima de los bienes de consumo, siendo estos últimos los que están experimentando las mayores alzas de precios en la coyuntura actual.

Aumento del contrabando

En el tema de la devaluación del peso argentino, a juzgar por el analista financiero, Jaime Dunn, la situación es que si Argentina empieza a tener el nivel de altas devaluaciones que impacten en el tipo de cambio real hacen más atractivo comprar sus productos. “Al tener un tipo de cambio fijo en Bolivia nos van a inundar aún más los productos argentinos, por el lado del contrabando”, manifestó.

Otro efecto negativo de la crisis en Argentina llega por el lado de la balanza comercial. “Sus industrias por la crisis bajarán sus niveles de producción o cerrarán y el vecino país va demandar menos gas. “Bajarán los volúmenes de exportación que tenemos con ellos, refirió Dunn, al inferir que la devaluación del peso argentino hace que el dólar se vuelve más caro, lo que incidirá en la baja del envío de remesas de compatriotas que trabajan en ese país.

En el tema del precio del petróleo, Dunn mencionó que para Bolivia tiene un sabor mixto. “Bolivia ahora importa más hidrocarburos de lo que exporta, por lo tanto, una caída del precio podría tener en el corto plazo un beneficio en el sentido de ahorro de divisas”.

Para el economista Róger Banegas, en el tema del euro y del peso argentino, si bien podría existir un estímulo para realizar las transacciones en estos países, hay que considerar de forma real; es decir, no sólo el tipo de cambio nominal sino también los precios o inflación en estos países, por lo cual, el resultado final se neutralizaría.

Con relación a la caída en el precio del oro y del petróleo, insinuó que es una normalización a la incertidumbre inicial con el conflicto Rusia y Ucrania; “usualmente el oro funciona como activo de refugio y su demanda se incrementa en situaciones de estrés de los mercados financieros y frente a la aversión al riesgo por parte de los inversores”, expresó Banegas.

En el caso del precio del petróleo, el economista refirió que la afectación para Bolivia tiene dos componentes: vía exportaciones e ingresos fiscales… si bajan los precios del petróleo se afecta después de un trimestre y vía gasto público en la subvención de combustibles (disminuye el gasto). “La disminución del precio del oro repercute en la valoración de las Reservas Internacionales Netas (RIN) administradas por el BCB”, expresó.

Industria ve desplazo a la producción nacional

En cuanto al peso argentino, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Mario Paredes, considera que la economía, al tener un tipo de cambio fijo, una devaluación hace que los productos del país que devaluó su moneda frente al dólar, sean mucho más asequibles y más demandados por la población, desplazando al producto nacional y generando una dinámica de contrabando mucho más intensa.

“Un descenso de precios de los productos que el país exporta desestabilizaría el tipo de cambio fijo, que afectaría las RIN haciendo que decrezcan”, hace notar Paredes.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Pablo Camacho, afirma que la devaluación del peso argentino promoverá mayor contrabando hacia Bolivia y que la caída del oro y el petróleo afectarán a la balanza comercial de Bolivia, con menores ingresos fiscales. “Este comportamiento económico incidirá en el proceso de reactivación económica en el país”, indicó Camacho.

Producción y exportación de quinua boliviana están en caída libre

“La quinua boliviana en su mala hora”. Así, con ese título, el economista y gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, resumió en su columna de análisis el desplome de la producción y las exportaciones de la quinua boliviana, a 10 años de haber promovido Bolivia, ante la ONU, el lanzamiento del ‘Año Internacional de la Quinua’ (2013). 

“No hicimos bien la tarea en el país, aunque sí Perú, lamentablemente, y los resultados están a la vista”, dijo Rodríguez, al relievar que duele ver que quienes pudieron convertirse en agroempresarios en el Altiplano, no lo hicieron, perdiendo así la gran oportunidad de mejorar su calidad de vida.

En números redondos, indicó que la exportación de quinua en 2021 sumó $us 62 millones por 29.000 toneladas, lejos de los casi $us 200 millones y 30.000 toneladas de 2014. Entre 2000 y 2021, las exportaciones bolivianas de quinua sumaron $us 1.237 millones por la venta de 408 mil toneladas.

La baja de precios también parece haber desincentivado el cultivo del grano en Bolivia. Entre 2020 y 2021, la producción se disminuyó casi a la mitad, al pasar de 70.170 a 38.800 toneladas, según cifras del IBCE.

En 2021, los principales compradores de la quinua boliviana fueron: EEUU con una participación del 40% sobre el total exportado, seguido de Alemania (13%), Francia (9%), China (8%) y Países Bajos (7%). El dicho periodo, el mayor exportador mundial de quinua fue Perú, en tanto que el principal importador a escala mundial fue EEUU.

Para ayudar a los quinueros, el ministro de Desarrollo Rural, Remmy Gonzáles, citado en el reportaje ‘La quinua boliviana, del sueño a una pesadilla’ en France 24, anunció que en ocho meses se ampliará el mercado estadounidense para productos de quinua con valor agregado y que se creará un sistema de certificaciones y denominación de origen para la quinua real orgánica con el fin de obtener un mejor precio por un producto de más calidad.

Según el ministro, el mercado mundial de la quinua es igual a $us 13.000 millones y los productores bolivianos pueden mejorar su economía accediendo a los mismos si cumplen con los estándares internacionales y las certificaciones que respaldan la calidad de la quinua real.

Los dirigentes quinueros, según France 24, ven con expectativa la ayuda del Gobierno para hacer efectiva la denominación de origen para varias comunidades, un tema que lleva discutiéndose hace casi dos décadas. Esa ‘herramienta comercial’ permitiría tener mejores precios como incentivo para que las nuevas generaciones no dejen sus tierras y migren, algo que ya se vive en Bolivia.

 

Dos factores generan dudas en comercio internacional

Después de haber alcanzado un récord de 7,7 billones de dólares en el primer trimestre de 2022, la tendencia positiva del comercio internacional pronto podría llegar a su fin en medio de un endurecimiento de las políticas de los países y fricciones geopolíticas, sumado la volatilidad de los precios de las materias primas, según el nuevo informe de la Global Update de la Unctad.

El informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) señala que el crecimiento, que representa un aumento de alrededor de 250 millones de dólares en relación con el cuarto trimestre de 2021, se ve impulsado por el aumento de los precios de las materias primas, ya que los volúmenes comerciales han aumentado en una medida mucho menor.

Aunque se espera que siga siendo positivo, el crecimiento del comercio ha seguido desacelerándose durante el segundo trimestre de 2022, señala el documento.

«La guerra en Ucrania está comenzando a influir en el comercio internacional, en gran parte a través de aumentos en los precios», dice el informe.

Agrega que el aumento de las tasas de interés y la finalización de los paquetes de estímulo económico probablemente tendrán un impacto negativo en los volúmenes comerciales durante el resto de 2022.

La volatilidad de los precios de las materias primas y los factores geopolíticos también seguirán generando incertidumbre sobre la evolución del comercio.

BOLIVIA
Bolivia registró un superávit comercial importante en los últimos cinco meses, de acuerdo a datos oficiales en base a cifras del Instituto Nacional de Estadística, y más del 50 % se explican por el alto precio de las materias primas.

De acuerdo a datos del informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Estimaciones de las tendencias comerciales América Latina y el Caribe, en Bolivia se observó un incremento interanual en las ventas externas de 30,9 % en el primer trimestre del año, por debajo del 57,5 % que habían crecido en 2021. El 50 % de la expansión se explica por el incremento de los envíos a Brasil y Asia (excl. China), de gas natural, oro, zinc y soja.

Al respecto, el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, señaló que los resultados en materia de exportaciones son buenas noticias para el comercio exterior boliviano.
Según datos del INE, a mayo del 2022, el país registró su mayor superávit comercial en nueve años, por 1.082 millones de dólares. Las exportaciones totalizaron 5.716 millones de dólares, superando de lejos a las importaciones que sumaron 4.634 millones; esto hace avizorar una gestión muy positiva hasta fin de año, algo que beneficiará a las Reservas Internacionales Netas del Banco Central de Bolivia, y la estabilidad económica, agrega.
Pero destaca que las «Exportaciones No Tradicionales (ENT), a mayo, registraron luego de 17 años su máximo aporte al valor global (28 %), mientras que las tradicionales aportaron con un 72 % (50 % minerales y 22 % hidrocarburos)», informó Rodríguez.
«A este ritmo, hasta fines del 2022 podrían darse 3 resultados sobresalientes: récord de exportaciones por más de 13.000 millones de dólares; récord de ENT por 4.000 millones de dólares, y un aporte superior al 30 % de las ENT sobre el total», concluyó.

COMERCIO

Mientras tanto, el informe de la Unctad sostiene que el crecimiento de las exportaciones ha sido generalmente más fuerte en las regiones exportadoras de materias primas, ya que los precios de los productos primarios han aumentado.
El comercio de mercancías alcanzó alrededor de 6,1 billones de dólares, un aumento de alrededor del 25 % en relación con el primer trimestre de 2021 y un salto de alrededor del 3,6 % en relación con el cuarto trimestre de 2021.
El valor de las exportaciones de mercancías de los países en desarrollo fue aproximadamente un 25 % más alto en el primer trimestre de 2022 que en el primer trimestre de 2021. En comparación, esta cifra es de alrededor del 14 % para los países desarrollados.

La Unctad afirma que hay un crecimiento económico más lento y la guerra en Ucrania empañan las perspectivas.
El informe dice que es probable que la evolución del comercio mundial para el resto de 2022 se vea afectada por un crecimiento económico más lento de lo esperado debido al aumento de las tasas de interés, las presiones inflacionarias y las preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda en muchas economías.

El informe afirma que la guerra en Ucrania está afectando el comercio internacional al ejercer una mayor presión alcista sobre los precios internacionales de la energía y los productos básicos.

En el corto plazo, debido a la demanda mundial inelástica de productos alimenticios y energéticos, el aumento de los precios de los alimentos y la energía probablemente daría lugar a valores comerciales más altos y volúmenes comerciales marginalmente más bajos.

Otros factores que se espera que influyan en el comercio mundial este año son los continuos desafíos para las cadenas de suministro mundiales, las tendencias de regionalización y las políticas que respaldan la transición hacia una economía mundial más ecológica.

Bolivia

Con la persistencia de las dificultades logísticas y de transporte para el normal abastecimiento a nivel internacional; el conflicto bélico Rusia-Ucrania en curso; la inflación generalizada en el mundo; y, la búsqueda de activos de refugio, se abren inmejorables oportunidades para la inversión y producción en nuestro país con miras a la exportación no tradicional.

A diferencia de las ventas tradicionales -hidrocarburos y minerales- las ENT son cualitativamente incidentes para la economía nacional, dado su gran efecto multiplicador, sobre todo, en materia de empleo; millones de personas en el mundo podrían adquirir bienes alimenticios, forestales, madereros y manufactureros desde Bolivia. De haber un trabajo sinérgico público-privado, y de garantizarse la libre exportación, las ENT van en camino a un nuevo récord histórico.

Las ENT suman 1.606 millones de dólares, subiendo 55 % en valor (570 millones) y 45 % en volumen (679.000 Toneladas), con un mejor precio promedio (735 $us/Tn este año contra 688 $us/Tn del 2021).

Por su parte, las ventas de minerales totalizaron 2.849 millones de dólares, con una subida del 31 % en valor y 17 % en volumen. Los hidrocarburos lograron 1.219 millones de dólares, con un crecimiento del 36 % en valor, y una caída del volumen del 18 %.

La soya y derivados, creció 341 millones de dólares; la castaña, 29 millones; girasol y derivados, 25 millones; madera y manufacturas, 15 millones; alcohol etílico, 12 millones; leche, ocho millones; bananas, seis millones; frijol, cuatro millones; confecciones textiles, casi cuatro millones; cueros 2,5 millones; azúcar, dos millones; café, casi dos millones; palmito un millón. Los productos que cayeron en sus valores a mayo, fueron: joyería, carne bovina y quinua.